IU condena el ataque terrorista contra el Ministerio de Interior y el Tribunal Supremo de Venezuela, y muestra su preocupación por la escalada de la violencia por parte de fuerzas de la oposición

Declaración de Izquierda Unida Internacional

En estos últimos días la situación en la República Bolivariana de Venezuela se ha visto agravada por la escalada en la violencia de las acciones protagonizadas por parte de la oposición al Gobierno democráticamente electo del presidente Nicolás Maduro.

Esta escalada de una violencia con claro carácter golpista por una parte de la oposición venezolana, apoyada en grupos de paramilitares colombianos, tiene como objetivo conseguir el derrocamiento del Gobierno a través de levantamientos militares, de la falta de reconocimiento a la institucionalidad y a los poderes legítimos de Venezuela,  y de la promoción de la violencia permanente.

El secuestro de un helicóptero de la policía para perpetrar ataques terroristas contra la sede del Ministerio de Interior y del Tribunal Supremo de Venezuela, junto con el intento de ocupación y las acciones violentas contra cuarteles militares y sedes de organismos públicos de estos últimos días, responden a esta lógica y buscan un alzamiento militar de unas Fuerzas Armadas que se posicionan claramente con la legalidad democrática e institucional que representa el Gobierno de Nicolás Maduro.

Izquierda Unida condena el ataque terrorista contra el Ministerio de Interior y el Tribunal Supremo de Venezuela, muestra su preocupación por la escalada en el uso de la violencia por parte de fuerzas de la oposición y denuncia el carácter golpista de una parte de esa oposición venezolana.

Esta organización exige al Gobierno español que condene este ataque terrorista y muestre su apoyo decidido a la institucionalidad democrática venezolana y a las vías pacíficas de resolución de conflictos abiertas por el Gobierno democráticamente elegido por el pueblo venezolano.

En ese sentido, llama al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a respaldar en el seno de la comunidad internacional el proceso de diálogo con la oposición promovido por el Ejecutivo de Venezuela y la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, como vías para conseguir una solución política, pacífica y democrática a la situación actual en Venezuela.

Izquierda Unida, en su claro compromiso con el Derecho Internacional, la paz y los valores democráticos, rechaza cualquier intento de desestabilización, intervención e injerencia en los asuntos internos de Venezuela por parte de terceros países, al tiempo que condena cualquier intento de derrocamiento ilegítimo, antidemocrático y violento del Gobierno venezolano.

Por último, esta organización muestra su profunda solidaridad con el pueblo venezolano ante las acciones violentas, la guerra económica y los ataques terroristas que está sufriendo.