IU exige “suspender la candidatura de Turquía como miembro de la UE” hasta que Erdogan “acabe con la persecución a dirigentes del HDP, activistas, funcionarios y periodistas”

La responsable federal de Relaciones Internacionales de IU, Marina Albiol, coincidiendo con el juicio tras ocho meses detenida contra Figen Yüksekdag, colíder del partido de izquierdas turco y kurdo, alerta del “giro antidemocrático, la acumulación de poder y la represión de la protesta social” del Gobierno turco

La responsable federal de Relaciones Internacionales y portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, ha exigido hoy a las autoridades de la Unión Europea (UE) “suspender” el proceso de entrada de Turquía en la UE hasta que el Gobierno de Recept Tayyip Erdogan “no acabe con la persecución política a los dirigentes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y libere a los centenares de activistas, profesores y periodistas detenidos por sus críticas a la acumulación de poder del líder turco”.

Esta demanda de Albiol se produce el mismo día en que la colíder del HDP, Figen Yüksekdag, debe ser juzgada por un tribunal en Ankara. Yüksekdag fue detenida en noviembre del año pasado junto al otro máximo exponente del partido turco y kurdo, Selahattin Demirtas, así como otros 11 diputados de esta formación.

Las autoridades turcas acusan a Yüksekdag de un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo por participar supuestamente en el funeral de un dirigente del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Pese a que la acusada ha negado en todo momento haber presenciado el sepelio, fue incluso expulsada del escaño que logró democráticamente en las elecciones de 2015.

Tanto ella como el resto de miembros del HDP han pasado ocho meses en la cárcel privados de participar en la vida pública, además de haber sufrido estrictos regímenes de aislamiento que, en opinión de Albiol, “son una muestra más del peligroso giro antidemocrático decidido por el Gobierno de Erdogan”.

La responsable de Relaciones Internacional de IU denuncia que tras la reforma constitucional que otorgará plenos poderes al presidente de Turquía, “Erdogan ha decidido silenciar cualquier tipo de oposición y reprimirla sin contemplaciones”.

Tras señalar las “dudas sobre la limpieza del referéndum” que permitió a Erdogan seguir acumulando poder, Albiol resalta que los miembros del HDP no son los únicos detenidos: “Hablamos de miles de funcionarios, de hasta 240 periodistas críticos, así como de centenares de activistas, como la feminista Zehra Dogan o el presidente de Amnistía Internacional en Turquía, Taner Kiliç, encarcelados por motivos políticos”.

En lo que se refiere a Yüksekdag, Albiol tacha de “muy grave” la situación, ya que “puede enfrentarse hasta a 180 años de cárcel por unas acusaciones de terrorismo que no se sostienen”, algo que le sirve al régimen turco para cumplir un “doble objetivo”: por un lado, “si se decide una sentencia de este tipo, Erdogan se asegura silenciar a una de las voces críticas más fuertes del país”. Por otro, “manda un mensaje claro a toda la izquierda social y política sobre las consecuencias de criticar a las autoridades turcas”.

La dirigente federal y eurodiputada de IU apunta que teniendo en cuenta “que los tribunales turcos han pasado a ser herramientas al servicio del poder para silenciar a la oposición”, el HDP tuvo que recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, “al que instamos a no sucumbir a las presiones políticas y condenar de forma clara la persecución política que practica el Gobierno de Erdogan contra la oposición”.

“Exigimos -apostilla- la liberación inmediata de Yüksekdag y que se le restituya como diputada de pleno derecho, así como la del resto de diputados y diputadas del HDP encarcelados a la espera de juicio y del resto de activistas, funcionarios y periodistas encarcelados”.

Al tiempo, ante la votación que se producirá el próximo jueves en el Parlamento Europeo sobre el informe anual del seguimiento de la candidatura de Turquía a la UE, Albiol exige la suspensión de dicho proceso “hasta que las cárceles turcas estén vacías de presos políticos”.

“La Eurocámara se ha pronunciado en varias ocasiones sobre la necesidad de paralizar la adhesión por estos motivos y, sin embargo, algunos Estados como el español o la Alemania de Angela Merkel, quieren mantener las negociaciones abiertas, entendemos que debido a que Erdogan es el ‘guardián de fronteras’ de la UE”, sentencia.