Garzón y Sordo coinciden en que hay que “reforzar la colaboración entre IU y CC.OO” para enfrentarse a las políticas neoliberales “que van en contra de la clase trabajadora”

Ambos dirigentes comparecen en rueda de prensa conjunta tras la primera reunión, calificada de “muy positiva” y con “amplias coincidencias”, entre sendas delegaciones de sus respectivas direcciones tras el reciente congreso confederal del sindicato en el que fue elegido su nuevo secretario general

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y el secretario general de CC.OO, Unai Sordo, han expresado hoy la voluntad de ambas organizaciones para “reforzar su colaboración”, así como para “intercambiar diagnósticos y compartir estrategias” de cara a hacer frente a las políticas neoliberales que desde distintos ámbitos se quieren seguir imponiendo “en contra de la clase trabajadora”. 

Garzón y Sordo comparecieron en rueda de prensa conjunta en la sede confederal del sindicato tras finalizar la reunión de algo más de una hora, calificada de “muy positiva” y con “amplias coincidencias”, entre sendas delegaciones de sus respectivas direcciones, encabezadas por ambos. Esta era la primera ocasión que tenía lugar un encuentro de trabajo entre ambos dirigentes y sus equipos, tras el reciente congreso confederal en el que fue elegido el nuevo secretario general de CC.OO y se produjo una amplia renovación de su Ejecutiva.

El máximo responsable de IU se mostró convencido de que podrá fraguarse una “colaboración continua y provechosa” entre las dos organizaciones, algo que es una buena noticia para los trabajadores y quienes se han visto más afectados por la crisis económica y por los recortes, ya que “están en juego importantes derechos” de una mayoría social, a quienes  “se lo han arrebatado las políticas neoliberales” impuestas por una “derecha voraz”.

Alberto Garzón advirtió con contundencia que esas mismas políticas neoliberales que tanto daño han hecho de forma prolongada “han venido para quedarse”, a pesar de la propaganda sobre la ‘recuperación’ que despliegan constantemente sus promotores y de que en su momento dijeran que eran “recortes temporales”.

En esta misma línea, avisó de que ese mismo PP que está “arrasado por casos de corrupción” que salpican a centenares de sus dirigentes, “está empeñado” en mantener e, incluso, agudizar las desigualdades en perjuicio de una “mayoría social muy amplia” y para beneficiar a una “minoría cercana”.

Pese a este panorama que se cierne sobre la clase trabajadora, Garzón quiso lanzar un mensaje “de optimismo”, ya que considera “perfectamente posible poder construir alianzas”, no sólo a nivel político en el Parlamento, sino en otros muchos ámbitos, como el sindical, para así “echar al PP” de forma democrática del Gobierno y recuperar los derechos perdidos.