Garzón califica en nombre de IU de “absolutamente necesaria” la asamblea extraordinaria sobre Cataluña con presencia de todas las fuerzas democráticas propuesta hoy

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida señala que “estamos enormemente preocupados por la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy, y la represión y autoritarismo que ejerce para censurar un debate político y vivo, propias de tiempos como la dictadura franquista”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha calificado hoy en nombre de esta formación como “absolutamente necesaria” la celebración de la asamblea extraordinaria propuesta por todas las fuerzas y confluencias integradas en el Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos, incluida IU. A este encuentro han sido invitadas también todas las formaciones que compartan la necesidad de encontrar “soluciones políticas, no judiciales ni represivas” a lo que Garzón ha tachado como “situación de excepción” por la respuesta dada desde el Gobierno de Mariano Rajoy a la convocatoria de referéndum en Cataluña para el próximo 1 de octubre.

El máximo responsable de Izquierda Unida hizo esta valoración en dependencias parlamentarias de esta propuesta, junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias; la portavoz del grupo parlamentario, Irene Montero, así como los/as representantes de Catalunya en Comú y En Marea, Xavier Doménech y Yolanda Díaz, respectivamente.  

Reconoció que desde Izquierda Unida “estamos enormemente preocupados por la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy, y la represión y autoritarismo que ejerce para censurar un debate político y vivo, propias de tiempos como la dictadura franquista”.

Denunció que desde el Ejecutivo del PP “se está cercenando la libertad y un buen número de derechos civiles que tanto tiempo costó conseguir”, incluso “con sudor, lágrimas y también sangre”, dijo.

Para Garzón, estas acciones encabezadas por el Gobierno central de Rajoy, con registros de medios de comunicación, prohibición de reuniones y una judicialización general de la respuesta desde determinadas instituciones al referéndum del 1-O, “no afecta sólo a una parte de la población catalana, sino que este ataque a las libertades fundamentales afecta al conjunto de la población”.

De ahí el total respaldo de Izquierda Unida a “esta propuesta de asamblea extraordinaria muy amplia, en la que participarían gentes diversas, con distintas visiones del modelo de Estado y con soluciones también diversas”.

Alberto Garzón abogó por “responder con el diálogo y desde la ineludible acción política” a la “represión y las acciones judiciales en las que se parapeta el Gobierno” para dejar la política a un lado.

El coordinador federal de IU insistió en que entre todos “debemos buscar un modelo de convivencia que se ajuste a lo que la sociedad demanda en estos momentos, para no volver atrás”, detalló una vez más que entre esos mecanismos encaja perfectamente “un referéndum pactado por todos que permita expresarse a la sociedad catalana”.