García Sempere defiende hoy en el Congreso una moción para garantizar el “acceso efectivo a la Cultura” que plantea establecer un “suelo de financiación cultural” y crear un ministerio específico

La diputada de IU denuncia que “los diferentes gobiernos no han apostado por un modelo cultural propio ni generado ámbitos de colaboración entre las diferentes administraciones”


Izquierda Unida, a través de su diputada y portavoz parlamentaria de Cultura, Eva García Sempere, defenderá esta tarde en el Pleno del Congreso una moción para el “establecimiento de garantías para un acceso efectivo a la Cultura”, consecuencia de la interpelación realizada la semana pasada al titular de esta cartera, Íñigo Méndez de Vigo. En la parte propositiva de la iniciativa, García Sempere incluye establecer un “suelo de financiación cultural” a nivel estatal que contemple la “especificidad territorial” de aquellos territorios más desfavorecidos. Además, plantea directamente “la creación de un Ministerio de Cultura con competencias propias, al que se le encargaría la gestión del llamado 1,5% cultural”.

La parlamentaria malagueña de IU parte del hecho de que “en nuestro país  la Cultura no ha sido considerada como  un  asunto  de  Estado ni como un derecho constitucional básico, sino más bien como un lujo o adorno que se añade a los logros económicos y sociales, ha provocado que los diferentes gobiernos no hayan apostado por un modelo cultural propio ni generado ámbitos de colaboración entre las diferentes administraciones”.

Entre las consecuencias está que a día de hoy se den “graves carencias en el acceso a la Cultura, tanto desde el punto de vista de clase como desde la disposición del espacio público en el territorio. Los barrios excluidos y periféricos de nuestras ciudades, así como toda la España rural, se ven excluidos directamente de una concepción de la Cultura que concentra su modelo de grandes eventos, anécdotas y contenedores vacíos en el centro de las ciudades”.

De ahí que la interpelación que se debate hoy aluda especialmente a la “especificidad territorial de las zonas altamente despobladas, zonas remotas o en zonas de alta montaña, tal como recomienda la Unión Europea, y de los territorios con alto grado de exclusión social”, para que se “asegure para ellos la correspondiente partida presupuestaria”.

En el texto se solicita también “dar cumplimiento al artículo 68.1 de la Ley 16/1985 de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español y respetar las cláusulas de tipos de proyectos financiables según el VII Acuerdo de colaboración entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para la actuación conjunta en el Patrimonio Histórico Español a través del 1,5 % cultural en su punto segundo”.

Una buena parte de la moción busca la “aplicación de medidas concretas para garantizar el equilibrio territorial y social en el acceso a la cultura” y, entre ellas, plantea que se cumplan “los objetivos de la Agenda Digital de la UE para 2020, alcanzando para esa fecha el 100% de los hogares conectados a una banda ancha de, al menos, 30Mb”.

Izquierda Unida quiere que se establezca “un porcentaje de exhibición de las obras subvencionadas por el Ministerio de Cultura en circuitos culturales en el mundo rural y en zonas especialmente vulnerables a la exclusión social”, además de “dotar de recursos a la Red de Museos de España, en cumplimiento del Real Decreto 1305/2009 de 31 de julio”.

Las propuestas que defiende Eva García Sempere están alejadas de cualquier tentación de recentralización en esta materia, error en el que sí caen frecuentemente otras formaciones políticas. De ahí que entre ellas se incluya “impulsar, junto a comunidades autónomas y entidades locales, iniciativas culturales generadas por pequeñas organizaciones en territorios cuya población presente niveles de alta vulnerabilidad social  y/o zonas de alto riesgo de despoblamiento y que necesitan equipamiento e insumos para realizar proyectos socioculturales que permitan el establecimiento y fortalecimiento del tejido cultural local, considerándolas a efectos presupuestarios de interés general”.

IU tiene muy presente la situación a la que las políticas del Gobierno han conducido a la Cultura en todo el Estado a día de hoy. La dotación presupuestaria asignada en los Presupuestos Generales de 2017 ha disminuido de forma preocupante tras años de recortes bajo la excusa de la crisis. En estos ya se preveía un crecimiento de la economía del 2,5% y, sin embargo, se aprobó recortar la inversión en Cultura un 0,25%.

Esto ha significado medio millón de euros menos para bibliotecas, dos millones y medio menos en teatro, así como hasta 15 millones menos que en 2016 para la arqueología y la protección del patrimonio cultural, cuando España es el tercer país del mundo en número de bienes culturales considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

García Sempere recuerda también que el aumento del tipo de IVA cultural del 8% al 21% “restó competitividad al sector. La reciente rebaja al 10% de los espectáculos en vivo no lo ha mejorado sustancialmente al dejar fuera a sectores tan importantes como el cine, el patrimonio o los museos. Asimismo, las últimas reformas laborales de 2010 y 2012 han venido a empeorar las condiciones de los/as trabajadores del sector”.