Comunicado de IU sobre las elecciones en Honduras

IU denuncia un nuevo fraude electoral en Honduras y condena la represión policial y militar que ha ordenado Juan Orlando Hernández contra las protestas populares para mantenerse en el poder

IU quiere sumarse a todos los movimientos sociales y partidos políticos democráticos que en estos momentos están denunciando, especialmente en toda América Latina, un nuevo y descarado fraude electoral en Honduras, cometido esta vez por el Tribunal Nacional Electoral, el mismo órgano que debía velar por la salvaguarda de la transparencia y de unos resultados justos de la jornada electoral.

Tras un recuento inacabable que ha durado inexplicablemente tres días hasta garantizar el amaño, a juicio de IU estas elecciones terminan con un escandaloso fraude electoral, donde se han producido denuncias de compra de votos y presentación de cientos de actas falsas sin firmas de delegados de mesa, de manipulación del conteo electrónico, etc. No se han garantizado ni siquiera el recuento de la totalidad de las actas electorales, y donde tras haber anunciado el propio TNE en varias ocasiones la victoria de el candidato opositor, Salvador Nasralla en los parciales de recuento, se anunció ayer por la mínima, el triunfo del candidato de la derecha golpista hondureña, Juan Orlando Hernández, entre fuertes protestas y represión que ya ha producido decenas de heridos.

A todo esto se suma la denuncia pública y escrita, presentada por el expresidente Manuel Zelaya de "la caída del Sistema argumentando que se les llenó el disco duro, sin ninguna notificación a los partidos políticos en contienda, quedando abierto y expuesto" 

Al respecto de la compleja situación política creada en Honduras y de esta gravísima componenda política, desde la COMISIÓN INTERNACIONAL DE IZQUIERDA UNIDA queremos manifestar lo siguiente:

1.- Juan Orlando Hernández ya venía preparando el fraude electoral, algo que ya venía advirtiendo la oposición que podía ocurrir, pues en los últimos meses y de forma ilegal y arbitraria había cambiado a su conveniencia a varios miembros del Tribunal Supremo de Justicia, de la Fiscalía General de la República y del Tribunal Nacional Electoral, hasta lograr ubicar en esas instituciones del estado a personas de su absoluta confianza, hechos que la oposición había calificado de golpistas. Desde entonces, en Honduras no hay división de poderes.

Es por esto que las fuerzas populares y de izquierdas cuyo candidato presidencial es Salvador Nasralla, denominaron precisamente  a su candidatura 'Alianza política de oposición contra el golpe de Estado', y habían advertido a la comunidad nacional e internacional que este hecho del fraude electoral se podía producir. 

Este nuevo fraude electoral es intolerable y antidemocrático, y no debe ser consentido por la comunidad internacional pues queremos recordar que esta es la tercera violación de la voluntad popular que sufre Honduras, desde el golpe cívico militar que despojó de la presidencia democrática del país a Manuel Zelaya en 2009. Tras este golpe, fueron convocadas unas elecciones fraudulentas, organizadas por los propios golpistas, que ganó fraudulentamente el también miembro del Partido Nacional, Pepe Lobo, hoy acusado por la Fiscalía de EEUU de proteger a narcotraficantes a cambio de sobornos. Su hijo Fabio se encuentra preso ya en los EEUU desde 2015. La financiación de la campaña electoral de Hernández también ha sido acusada de haber recibido fondos procedentes del narcotráfico.

2.- Denunciamos que lo que se acaba de producir en Honduras es un auténtico golpe de estado. El presidente Juan Orlando Hernández buscaba a toda costa ser reelegido a pesar de estar impedido por la Constitución que limita la presidencia a un solo mandato. Su partido, el Partido Nacional, sostuvo que un fallo de la parcializada Corte Suprema de 2015 le permitía volver a presentarse a pesar de que la oposición rechazó la posibilidad de que ningún tribunal pudiera ir contra la Carta Magna. 

3.- IU quiere denunciar que el fraude electoral es el único mecanismo que le quedaba a la oligarquía corrupta de ese país para impedir el cambio político y para seguir imponiendo unas políticas neoliberales que les sigan favoreciendo como élites de ese país en el mantenimiento de su poder económico. Con la continuidad fraudulenta de Juan Orlando Hernández las élites tienen en el gobierno a un encargado que garantiza la defensa de sus intereses, dispuesto a continuar militarizando el país y aplicando una represión sin complejos contra las organizaciones populares que luchan contra la pobreza y la injusticia social.

La continuidad de Hernández satisface también a los EEUU, debido a su compromiso de permitir la continuidad en Honduras de la base militar de Palmerola, base de los EEUU allí. Mel Zelaya había planteado, ya siendo presidente, la intención de recuperar la soberanía sobre su territorio no renovando el permiso de instalación de dicha base en Honduras. Desde Palmerola se dirigió la contra nicaragüense en los años 80, y dicha base que cuenta con sofisticados sistemas de telecomunicaciones para el control de la región, contando además con la pista de aterrizaje más larga de Centroamérica, por lo que es estratégica para la posibilidad de cualquier actuación o intervención militar de los EEUU en la región.

4.- Queremos expresar desde IU toda nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo hondureño, con la Alianza Opositora contra el golpe de estado, que ayer se echó a la calle en masiva y legítima protesta popular contra este nuevo fraude electoral. Denunciamos contundentemente que ya ayer el pueblo fue duramente reprimido por las fuerzas policiales y militares por orden de Juan Orlando Hernández, quien ha desplegado a la policía y el ejército por todo el territorio nacional con intención de reprimir cualquier protesta popular, hecho que no va a lograr, a pesar de que emplee una fuerte represión, pues el pueblo hondureño está harto del golpismo y la corrupción en ese país.  

5.- IU quiere recordar que Honduras es el segundo país más pobre de América Latina, donde la desigualdad y la pobreza, la corrupción, el narcotráfico y el crimen organizado han venido creciendo desde el fin del gobierno de Manuel Zelaya. El país está en manos de una oligarquía corrupta que ha entregado lo mejor de sus recursos naturales a las transnacionales extranjeras. Las protestas populares durante el mandato de Juan Orlando Hernández han sido continuadas, y las condiciones para el cambio político estaban dadas sobre todo desde la firma de la Alianza de Oposición y la elección de un popular periodista, líder de audiencia como Salvador Nasralla como su candidato a presidente, que no había dejado de advertir durante la campaña de que podía producirse un nuevo fraude electoral en Honduras.

6.- Rechazamos la complicidad del actual secretario general de la OEA, Luis Almagro, que como siempre servil a los intereses de los EEUU, pretende legitimar la ilegalidad de este recuento electoral, con el fin de reelegir fraudulentamente al actual gobierno, y apoyamos el reclamo de la oposición de garantizar un nuevo recuento   público y transparente de las actas una a una, con presencia de la sociedad civil, del Tribunal, los partidos políticos, y observadores internacionales de todo tipo. 

Honduras no se merece ni otro golpe antidemocrático, ni otro fraude electoral.