IU, “satisfecha” por la apertura de juicio oral en el ‘caso de los ordenadores de Bárcenas’, valora “especialmente” que el auto “descarte de forma expresa aplicar la ‘doctrina Botín’”

Juan Moreno, uno de los abogados que llevan la acusación popular en nombre de Izquierda Unida, destaca que esta decisión judicial, que no es recurrible, “obliga al PP y al resto de procesados a responder en un juicio público de las acusaciones de delitos de encubrimiento/obstrucción a la justicia, así como de daños informáticos”

Izquierda Unida, que ejerce de forma destacada la acusación popular en lo que hasta ahora ha sido la investigación de la destrucción por parte del Partido Popular de los discos duros de los ordenadores usados por el que fuera tesorero de este partido con Mariano Rajoy, Luis Bárcenas, muestra su “satisfacción” tras conocer la decisión del Juzgado de Instrucción nº 32 de Madrid de abrir juicio oral contra esta formación política, su tesorera Carmen Navarro, el asesor legal del partido Alberto Durán, y su responsable de informática.

Esta formación valora “especialmente” que el auto de la jueza “descarte expresamente la aplicación en esta causa de la denominada ‘doctrina Botín’. Esto es así porque somos conscientes de que el Partido Popular seguirá intentando utilizar todas las artimañas y estrategias procesales posibles para evitar una sentencia condenatoria. Ello incluye reiterar su petición de que se le parte del juicio por aplicación de la ‘doctrina Botín’, pese a que en modo alguno tiene cabida en este caso, más aún cuando ha quedado superada por una jurisprudencia posterior”.

A Izquierda Unida le resulta “especialmente satisfactorio, por confirmar el rigor legal y la seria dedicación en esta causa realizada por nuestro equipo jurídico, el hecho de que el auto del juzgado de instrucción, que no es recurrible, dé continuidad a la resolución dictada hace unas semanas por la Audiencia Provincial de Madrid, que confirmó todos los actos de investigación impulsados por nuestra acusación desde la interposición de la querella que hizo Izquierda Unida, en octubre de 2013”.

Juan Moreno, uno de los abogados que llevan la acusación popular en nombre de IU, destaca que “este auto de apertura de juicio oral obliga al PP y al resto de acusados a responder en un juicio público de las acusaciones de delitos de encubrimiento/obstrucción a la justicia, así como de daños informáticos”.

Moreno apunta también a las “numerosas vicisitudes que este proceso ha soportado desde la interposición de nuestra querella, con un primer auto de inadmisión carente de todo fundamento dictado por un juzgado de instrucción, la sorprendente y nunca aclarada desaparición del expediente judicial durante más de seis meses, además de las múltiple trabas procesales utilizadas por el PP para paralizar el procedimiento”.

El partido de Mariano Rajoy llegó, incluso, a plantear diversas recusaciones contra la jueza instructora, recusaciones que “carecían de toda viabilidad racional y que rezumaban un absoluto desprecio por parte del PP hacía la labor de esta profesional”, argumenta Juan Moreno.

El letrado de Izquierda Unida señala que “tampoco podemos pasar la ocasión de manifestar nuestro estupor ante las descalificaciones que el PP viene realizando contra esta acusación popular, más aún cuando descalificar nuestro trabajo supone poner en duda las diferentes resoluciones judiciales que han avalado de forma unánime el impulso procesal y jurídico hecho a esta causa por la acusación ejercida por IU”.

“Entendemos que el Partido Popular -indica IU- en lugar de inquietarse por el buen hacer de la acusación popular, debería preocuparse ante los diferentes procesos judiciales en los que está inmerso, asumir su responsabilidad y poner los medios precisos para que ni sus dirigentes ni el partido como tal vuelvan a estar inmersos en este tipo de procedimientos”.