IU se suma a las múltiples denuncias por el “nuevo fraude electoral perpetrado en Honduras” y “condena” la represión ordenada por Juan Orlando Hernández contra las protestas populares

La Comisión Internacional de esta formación traslada “todo el apoyo y la solidaridad de Izquierda Unida con el pueblo hondureño, así como con la Alianza Opositora contra el golpe de Estado”

Izquierda Unida se suma a los movimientos sociales y partidos democráticos que están denunciando a nivel internacional un “nuevo y descarado fraude electoral en Honduras, perpetrado esta vez por el Tribunal Nacional Electoral (TNT), el mismo órgano que debería salvaguardar la transparencia de unos resultados justos en la jornada electoral”, según explica Francisco Pérez, responsable federal de Extensión Internacional.

El dirigente federal de IU detalla que “tras un recuento inacabable que inexplicablemente duró tres días hasta garantizar el amaño, la consulta ha terminado en un escandaloso fraude electoral, con denuncias contrastadas de compra de votos, la presentación de cientos de actas falsas sin firmas de delegados de mesa o manipulaciones en el conteo electrónico”.

Pérez indica que “nuestra formación ha recabado datos de fuerzas locales que indican que en el largo proceso poselectoral no se garantizó ni siquiera el recuento de la totalidad de las actas electorales”. Esto ha llevado, entre otras graves irregularidades, a que después de que el propio TNT anunciara repetidamente la victoria del candidato opositor, Salvador Nasralla, en los parciales de recuento, finalmente se decretara el triunfo por la mínima del candidato de la derecha golpista hondureña, Juan Orlando Hernández. Ello derivó en fuertes protestas reprimidas duramente hasta producir decenas de heridos.

A toda esta situación se le ha sumado la denuncia pública y escrita hecha por el ex presidente Manuel Zelaya sobre la caída del sistema informático, explicada con el argumento de que ‘se les llenó el disco duro’ y sin ningún tipo de notificación a los partidos en contienda.

Ante todos estos hechos, Izquierda Unida expresa a través de su Comisión Internacional “todo nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo hondureño, así como con la denominada Alianza Opositora contra el golpe de Estado, al tiempo que denunciamos la dura represión perpetrada por las fuerzas policiales y militares a las órdenes de Juan Orlando Hernández”.

IU tacha de “intolerable y antidemocrático” este nuevo fraude, que debería ser condenado por la comunidad internacional. Esta es la tercera violación de la voluntad popular en Honduras desde el golpe cívico militar que despojó en 2009 de la presidencia democrática del país a Manuel Zelaya. Tras ese golpe fueron convocadas unas elecciones fraudulentas, organizadas por los propios golpistas, ganadas de forma fraudulenta por el también miembro del Partido Nacional, Pepe Lobo, que hoy está acusado por la Fiscalía de EE.UU de proteger a narcotraficantes a cambio de sobornos. Su hijo Fabio ya se encuentra preso en EEUU desde 2015. La campaña electoral de Hernández también ha recibido denuncias de haber recibido fondos procedentes del narcotráfico.

Honduras es el segundo país más pobre de América Latina, donde la desigualdad, la pobreza, la corrupción, el narcotráfico y el crimen organizado han crecido de forma imparable tras el fin del gobierno de Manuel Zelaya. El país está en manos de una oligarquía corrupta que ha entregado lo mejor de sus recursos naturales a las transnacionales extranjeras.