IU advierte de que el “aterrizaje” de De Guindos en el BCE sólo puede entenderse como un “gesto en defensa de las élites y del sector privado”

El responsable federal de Políticas Económicas, Carlos Sánchez Mato, y la portavoz en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, critican el procedimiento seguido por el Gobierno para proponer al actual ministro de Economía y avisan de las consecuencias de que “la marca PP”, que es “la de la corrupción, el rescate bancario, las 'puertas giratorias' y los recortes” aterrice en el supervisor europeo

El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, y la portavoz de esta formación en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, se muestran muy críticos con el más que posible nombramiento del ministro de Economía del Gobierno del PP, Luis de Guindos, como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), tras la retirada hoy de la candidatura del irlandés Philip Lane. En su opinión, supone una “amenaza muy seria” a las clases populares europeas y un gesto que “sólo está pensado para hacer una defensa a ultranza de las élites económicas y del sector privado”.

“Lo dijimos la pasada semana en Bruselas, el nombramiento de De Guindos como vicepresidente del BCE es la peor de las noticias, porque como ha demostrado sobradamente durante toda su carrera sólo trabaja para el beneficio de las empresas y de los bancos”, señala Sánchez Mato tras conocer la noticia.

“No cambia para nada nuestro punto de vista -añade Albiol-, el ‘señor de Lehman Brothers’, el de las ‘puertas giratorias’, el de ‘el rescate bancario que no nos va a costar un euro’ y el de las autopistas no está capacitado para ocupar un puesto en el BCE por la simple razón de que no va a actuar pensando en la mayoría”.

De Guindos competía con Lane en la carrera hacia la vicepresidencia del BCE pero la retirada de éste le convierte en la única opción para ocupar el puesto. El nombramiento ya ha sido ratificado por el Eurogrupo esta tarde, una decisión que, a la espera del visto bueno final del Consejo Europeo, no tiene en cuenta realmente la “opinión negativa” expresada por la Eurocámara la semana pasada.

“Una vez más -señala la portavoz de IU en Bruselas- vemos el papel de subordinación del Parlamento Europeo a la hora de adoptar decisiones de importancia en una UE a la que parecen sobrarle los ciudadanos y ciudadanas”.

Carlos Sánchez Mato, por su parte, insiste en que “el aterrizaje de De Guindos se consumará obviando los deméritos que adornan el currículum de la propuesta del Estado español” y en que “no hay duda de que las líneas generales que marcarán la política económica del BCE conservarán el sello de la precariedad y la destrucción de derechos sociales y laborales”. Albiol coincide en que este tipo de políticas económicas “es muy bien vista por la Comisión Europea, aunque seguramente contraria a la visión de la mayoría social de nuestro país y del conjunto de Europa”.

El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida critica que el Gobierno haya impuesto la candidatura de De Guindos sin “tratar de llegar a ningún tipo de entendimiento” con el resto de fuerzas políticas. Advierte de que enviando a Frankfurt al ministro, “el PP sigue exportando su marca”. Esa “marca PP” es la de “los recortes, la corrupción, las puertas giratorias y el rescate bancario”, la misma que “ya representa el comisario Cañete” como responsable de Lucha contra el cambio climático en la Unión Europea.

En este sentido, Albiol, cree que, de hecho, detrás de ambos nombramientos hay “muchos paralelismos”. Detalla que “al principio de la legislatura europea en el PP pensaron que quién mejor que Cañete, una persona con negocios familiares en la industria petrolífera, para dirigir la lucha europea contra el cambio climático”, y ahora “ven a De Guindos, el ministro del ‘rescate bancario gratis’, como vicepresidente del supervisor bancario europeo”.

“Desde luego, el criterio selectivo del Partido Popular no tiene precio”, sentencia la portavoz europea de Izquierda Unida.