Comunicado de ALEAS-IU sobre la Huelga Feminista del 8 de marzo

ALEAS-IU llama a secundar la huelga feminista del 8 de marzo visibilizando la discriminación que sufren las mujeres lesbianas, bisexuales y trans

El Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) de Izquierda Unida se reafirma como espacio feminista y llama a la participación activa de las mujeres lesbianas, bisexuales y trans en la huelga del próximo 8 de marzo.

El Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) se une al “compromiso militante” que ha mostrado Izquierda Unida con su “firme apoyo” a la huelga de mujeres convocada por el movimiento feminista para el próximo 8 de marzo. El espacio de trabajo que reúne a las y los activistas LGTBI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) de IU ha querido expresar su total respaldo a esta iniciativa visibilizando la “realidad de desigualdad y discriminación” que sufren todavía mujeres lesbianas, bisexuales y trans, especialmente en ámbitos tan importantes como la educación, la sanidad o el empleo.

Según ALEAS-IU, las mujeres lesbianas, trans y bisexuales experimentan “discriminaciones múltiples” derivadas del machismo, pero también de la lesbofobia, la transfobia y la bifobia. Y, por ello, “sobran las razones” para parar el próximo 8 de marzo, “salir a las calles y visibilizar activamente sus propias demandas y reivindicaciones”.

ALEAS-IU asegura que no puede entenderse hoy la lucha del movimiento LGTBI sin el “aporte emancipador” del movimiento feminista en el cuestionamiento de un sistema basado en los “privilegios de clase y de género”. Por esta razón, ALEAS quiere aprovechar la convocatoria de huelga para reivindicar el papel de las mujeres lesbianas, bisexuales y trans en el movimiento feminista y destacar el enfoque anticapitalista, feminista y de izquierdas de su activismo LGTBI.

En palabras de Vanessa Angustia, portavoz de ALEAS-IU: “Las mujeres lesbianas, trans y bisexuales, como feministas, participaremos en la huelga de este 8 de marzo. Sufrimos violencia, desigualdad, discriminación y precariedad por ser mujeres y, al mismo tiempo, por nuestra orientación sexual e identidad o expresión de género. Luchamos por vivir con libertad, igualdad, justicia y autonomía sobre nuestros cuerpos y, por ello, cuestionamos un sistema capitalista, machista y heteropatriarcal que ataca la vida, los cuerpos y los derechos de las mujeres e invisibiliza, cuando no reprime, la diversidad sexual y de género”.