Garzón valora que extraditar sólo por malversación a Puigdemont como marca un tribunal alemán deja en evidencia los “excesos judiciales” del juez Llarena

El coordinador federal de IU asegura que la decisión del magistrado del Supremo de instruir toda la causa partiendo de los delitos de “rebelión, sedición y desórdenes públicos” ha generado un “clima ultra” aprovechado por PP y Ciudadanos para etiquetar a sus adversarios independentistas de “golpistas”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, considera que la decisión de un tribunal alemán de extraditar a España al ex presidente catalán Carles Puigdemont únicamente por un delito de malversación de fondos públicos y no de rebelión deja en evidencia los “excesos judiciales” del juez del Tribunal Supremo que instruye esta causa, Pablo Llarena, además de las acusaciones políticas de “golpismo” que lanzan tanto desde el PP como Ciudadanos.

La Audiencia territorial de Schleswig-Holstein hizo público esta mañana que entregará a Puigdemont a España por malversación de fondos públicos, mientras descarta el cargo de rebelión tramitado por la justicia española, todo ello cuando lo ratifique la Fiscalía General alemana.

Garzón indicó en declaraciones realizadas en el Congreso que la decisión judicial alemana evidencia los “excesos judiciales” perpetrados por Llarena durante toda la instrucción, así como su interpretación “reaccionaria” de los distintos hechos ocurridos en Cataluña, todo lo cual ha desembocado en una situación “surrealista”.

Apuntó, además, que la decisión tomada por este magistrado del Supremo de instruir toda la causa partiendo de los delitos de “rebelión, sedición y desórdenes públicos”, sin atender las múltiples consideraciones en contra expresadas por una mayoría de expertos, ha generado un “clima ultra” que han aprovechado las formaciones de derechas como PP y Ciudadanos para etiquetar a sus adversarios independentistas de “golpistas”.

“Todo esto cae ahora por su propio peso -destaca- cuando un tribunal alemán acaba considerando que ni siquiera son constitutivos de posible delito en virtud de las disposiciones europeas”.

El máximo responsable de IU sostiene que el fallo del tribunal alemán supone “en gran medida, una condena a la causa judicial” pero “abre la causa política”. En opinión de Garzón “hay que volver a encauzar este conflicto político desde el diálogo entre las fuerzas políticas y proponer soluciones”.

Detalló también que, como lleva haciendo desde hace mucho tiempo, Izquierda Unida plantea como salida a todo este problema el modelo de República federal, que sirve para replantear el modelo de Estado, partiendo de que Cataluña forma parte de una España “diversa y plurinacional”.