IU valora que las “injustas sanciones contra Venezuela” suponen un “grave obstáculo en la necesaria buena relación entre la Unión Europea y la CELAC”

El responsable federal de Política Internacional de Izquierda Unida, Francisco Pérez Esteban, señala que estas penalizaciones “decididas por la Administración Trump, que se ha propuesto derribar a un gobierno legítimo y democrático al que considera un adversario, junto a una Unión Europea seguidista de EE.UU, están creando gravísimos problemas económicos al pueblo venezolano”

El responsable federal de Política Internacional de Izquierda Unida, Francisco Pérez Esteban, advierte a Federica Mogherini, alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea (UE), y al ministro de Exteriores español, Josep Borrell, sobre el inicio hoy de la Cumbre UE-CELAC que “las sanciones contra Venezuela son un obstáculo enorme para los vínculos entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, para el establecimiento de buenas relaciones entre ambos sistemas regionales en diferentes ámbitos, así como para potenciar acuerdos y vínculos entre estos territorios”.

Pérez Esteban destaca que “debido a la cada vez mayor subordinación de la política exterior de la UE a EE.UU, más que evidente en las sanciones contra Venezuela, la reunión de ministros de Exteriores de la UE y de la CELAC tuvo que aplazarse 10 meses y aún ahora amenaza con perjudicar futuros acuerdos de cooperación que pudieran firmarse entre ambas partes”.

Para IU, las sanciones contra Venezuela “decididas por la Administración Trump, que se ha propuesto derribar a un gobierno legítimo y democrático al que considera un adversario, junto a una Unión Europea seguidista de EE.UU, están creando gravísimos problemas económicos al pueblo venezolano”, entre los que destaca “un auténtico bloqueo económico, desabastecimiento de alimentos y medicinas que antes se importaban más fácilmente, además de falta de créditos por la banca internacional”.

El dirigente federal de IU entiende que estas sanciones “suponen un sabotaje económico y una violación de los Derechos Humanos del pueblo de Venezuela, que es quien realmente las sufre”.

“Resulta lamentable -añade- que la Unión Europea ayude a la aplicación de estas injustas sanciones económicas y, al mismo tiempo, pretenda fomentar acuerdos de cooperación para mejorar los vínculos con la CELAC, donde los países del ALBA están presentes y se quejan, con razón, de la intromisión europea en los asuntos internos de Estados como Venezuela, que tiene derecho a defender su soberanía política y económica”.

Francisco Pérez Esteban valora que esta injerencia de la UE “perjudicará las relaciones futuras con la CELAC. No es posible afirmar en las reuniones de cancilleres que se busca construir las mejores relaciones de cooperación comercial, cultural, científica, tecnológica o respecto al cambio climático y, al mismo tiempo, sabotear económicamente a Venezuela”.