Garzón exige que Borrell explique en el Congreso los datos que vinculan otra vez a Juan Carlos de Borbón y a Corinna zu Sayn-Wittgenstein con negocios oficiales en Arabia Saudí

• El coordinador federal de IU registra la petición de comparecencia junto al portavoz parlamentario de Exteriores, Miguel Ángel Bustamante, apenas dos días después de que PSOE, PP y C´s sumaran fuerzas para tumbar una comisión de investigación con los mismos protagonistas y temas similares

• Garzón registra también una completa batería de preguntas escritas dirigidas al Ejecutivo de Pedro Sánchez, si bien reconoce su “escepticismo cargado de datos y antecedentes” en relación a que estas dos iniciativas puedan salir adelante dado el acuerdo entre la derecha y los socialistas para desactivar cualquier petición de transparencia sobre la Monarquía

Izquierda Unida, a través de su coordinador federal, Alberto Garzón, y su portavoz parlamentario de Exteriores, Miguel Ángel Bustamante, ha exigido y registrado hoy una iniciativa para que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, explique en el Congreso “los motivos por los que en el año 2007 el entonces embajador de España en Arabia Saudí, Manuel Alabart, acompañó a la comisionista Corinna zu Sayn-Wittgenstein a una reunión celebrada en la capital, Riad, donde ésta se presentó ante el príncipe y multimillonario Al-Waleed bin Talal como ‘representante’ del entonces jefe del Estado, el rey Juan Carlos I”.

IU busca así que el Congreso acabe con el silencio y se puedan recabar explicaciones oficiales por todas las vías sobre las recurrentes informaciones que apuntan a los negocios y supuestas prácticas irregulares perpetradas durante años por Juan Carlos de Borbón, con la ayuda de distintos personajes. Lo hace después de que el Gobierno, a través de su grupo parlamentario, uniera votos e intereses con PP y Ciudadanos esta misma semana para impedir que se cree una comisión parlamentaria sobre hechos similares de los que hay testimonios grabados.

Según las informaciones aparecidas hoy, la presencia de Manuel Alabart -hoy alto directivo de la empresa Técnicas Reunidas- en la reunión consta en una nota del diario oficialista ‘Al Riyad’ del 6 de junio de 2007. Ahí se informaba también de que la amiga íntima de Juan Carlos de Borbón y el príncipe Al-Waleed analizaron en ese encuentro ‘oportunidades de cooperación e inversión en España y las formas de fortalecer las relaciones bilaterales’ entre ambos países.

También abordaron la situación del denominado Fondo de Inversión Hispano-Saudí de Infraestructuras y Energía, que se presentó dos semanas después en El Pardo, ‘cuyos esfuerzos apoya desde su creación’ Corinna zu Sayn-Wittgenstein. En ese fondo, creado en 2006, participaron 14 empresas españolas, entre ellas OHL, ACS, Endesa, Sacyr, Acciona, Iberdrola, La Caixa o la propia Técnicas Reunidas donde ahora trabaja el ex embajador Alabart. Todo acabó siendo un fracaso y las compañías españolas perdieron su inversión de 21 millones de euros.

Para Izquierda Unida “resulta llamativo” que dos de las compañías afectadas en ese ruinoso negocio -ACS y OHL- acabarían integrando el consorcio que en 2012 se adjudicó el multimillonario contrato del AVE a La Meca, un contrato por el que el actual rey emérito pidió una ‘comisión millonaria’, según se desprende de otras grabaciones hechas públicas por su especial amiga.

Por todo ello, Alberto Garzón registra también una batería de preguntas dirigidas al Gobierno de Pedro Sánchez sobre este mismo tema. Entre otras cuestiones, el máximo responsable de IU requiere datos concretos sobre “¿cuáles fueron los motivos por los que el embajador de España acompañó a Corinna zu Sayn-Wittgenstein a una reunión con un representante oficial de otro Estado?” y “¿por qué se permitió que un particular como Sayn-Wittgenstein se presentase como representante del jefe del Estado y abordase cuestiones bilaterales entre ambos países?”

Garzón pregunta al Ejecutivo “¿en qué otras ocasiones un embajador o representante oficial del Estado español ha acompañado a reuniones a Corinna zu Sayn-Wittgenstein?” y “¿qué medidas va a adoptar el Gobierno para evitar que representantes diplomáticos españoles acaben trabajando para empresas privadas cuyos intereses han defendido bajo su misión diplomática?”

El coordinador federal de IU reconoce su “escepticismo cargado de datos y antecedentes”  en relación a que estas dos iniciativas registradas hoy salgan adelante y superen el bloqueo que mantienen al unísono PSOE, PP y Ciudadanos.

De hecho, al margen de los recientes antecedentes mencionados de esta misma semana, PSOE y PP ya tumbaron iniciativas similares planteadas en la legislatura 2011-2015, con los ‘populares’ entonces en el Gobierno. Ambas formaciones sumaron fuerzas para no admitir distintas baterías de preguntas registradas por el propio Alberto Garzón y otros diputados de IU.

Entre ellas están las cuestiones planteadas en marzo de 2013 por Gaspar Llamazares, que fueron rechazadas. El entonces parlamentario estatal de IU interrogó hace ya más de cinco años precisamente sobre si “¿nombró el Gobierno a Corinna zu Sayn-Wittgenstein ‘Consejera Estratégica’ de la delegación oficial española conducida por el rey que fue recibida en abril de 2006 en Riad por el príncipe Al-Waleed de Arabia Saudí?”

Preguntaba también si “¿conoce el Gobierno el nombramiento de doña Corinna como, textualmente, ‘Representante de su Majestad el Rey Juan Carlos de España?’” y si “¿ha realizado alguna misión por encargo del Gobierno?”