IU-ICV PRESENTA 70 ENMIENDAS A LA LEY DEL MEDICAMENTO "PORQUE SE QUEDA A MEDIO CAMINO EN MUCHAS MEDIDAS ESENCIALES"

El Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-ICV ha presentado cerca de 70 enmiendas al proyecto de Ley del Medicamento destinadas a mejorar una norma que se queda a medio camino en muchas medidas esenciales y sobre la que el Ministerio “ha pecado de exceso de confianza y de tecnocracia”.

En rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, el presidente del grupo parlamentario, Gaspar Llamazares, y la portavoz de Sanidad, Carme García, desgranaron los motivos que han llevado a elaborar entorno a 70 enmiendas a una ley que calificaron de “necesaria por la misma necesidad de racionalizar el uso, consumo y gasto en fármacos que hay en España”.

Ambos diputados explicaron que el proyecto de ley del Gobierno no resuelve con contundencia el papel del sistema de salud y que es necesario buscar una mayor transparencia y ser más riguroso en la gestión.

Gaspar Llamazares considera que el proyecto de Ley del Medicamento preparado por el Gobierno "se queda a medio camino" en algunos de los factores que IU considera esenciales. Subrayó que no han presentado enmienda a la totalidad porque considera que la ley se puede mejorar en la tramitación si el Gobierno muestra "flexibilidad" o, de lo contrario, tendrá "dificultades evidentes" para sacarla adelante.

Llamazares explicó que las enmiendas de su grupo irán orientadas a incrementar el uso de genéricos, como una de las medidas principales para controlar el gasto sanitario, ya que hoy en España el consumo de genéricos es del 10 por ciento, y no del 40 o el 50 por ciento, como en otros países europeos.

Para ello, IU-ICV propone medidas que incentiven la demanda de genéricos, como que los usuarios paguen el 25 o el 35 por ciento de los fármacos cuando no llevan marca, en lugar del 40 por ciento que pagan actualmente.

La mejora del sistema de información para médicos y usuarios, que ahora se limita a la de carácter privado y en forma de propaganda de las empresas farmacéuticas, es otra de las demandas plasmadas en las enmiendas.

También se propone prácticamente un título nuevo en el que se establezcan las obligaciones de la Administración central, ya que en el proyecto aparecen obligaciones para "prácticamente todos los actores: empresas farmacéuticas, profesionales, comunidades autónomas, pero no para quien tiene la competencia".

En esta cuestión incidió la portavoz de IU-ICV en la Comisión de Sanidad, quien subrayó que ésta "puede ser una ley conflictiva, porque muchos actores y sectores se sienten afectados, piensan que les marca muchas obligaciones sin que se vean compensadas por el papel que debe tener el Sistema Nacional de Salud".

Asimismo, advirtió del "conflicto competencial" que puede provocar esta norma tal y como está redactada, por lo que reclama que se incrementen los mecanismos de participación de las comunidades autónomas, que sustentan la mayor parte del gasto farmacéutico, pese a que la competencia es de la Administración central.

Las propuestas que hace el grupo parlamentario de cara a mejorar la futura ley se sustentan sobre el objetivo de mejorar la competitividad, la sostenibilidad y la salud de los usuarios. Para ello, se destaca que la futura ley debe definirse como una ley de bases que abra el camino a mayores competencias para las comunidades autónomas, como parte que asume la mayoría del gasto sanitario.