José Luis Maximiliano y Jesús Recuero, de Izquierda Unida, en la marcha Yebra-Guadalajara contra el cementerio nuclear ATC

Tras dos días de marcha, hasta bien entrada la tarde del domingo no
llegaron a la capital alcarreña

 

La marcha contra el Almacén Temporal Centralizado, ATC, terminó con una
manifestación de unas 500 personas hasta la Subdelegación del Gobierno El
coordinador regional de Izquierda Unida en Castilla-La Mancha, Daniel
Martínez, anunció el viernes 19 que la federación de izquierdas estará
presente en la manifestación de Guadalajara del sábado, 27 de febrero, en
contra del ATC de residuos nucleares, y aprovechará ese mismo día para
celebrar allí un Consejo Político Regional, con la idea de dar a la
movilización una mayor relevancia.

 


En rueda de prensa, Martínez mostró su rechazo a la posible instalación de
un ATC en la región, afirmando que "el debate de fondo debe ser no sólo
éste, sino también el de qué hacer con la energía nuclear, con las
centrales y con los residuos que genera".

 

Recordó así que su grupo político ha presentado en el Parlamento Español
una propuesta para paralizar la elección de un municipio que albergue el
ATC puesto que la clave de la cuestión es, según IU, que "lo que no se
puede hacer, como se está haciendo en la actualidad, es buscar la
localización del cementerio nuclear sin saber el programa de cierre de las
nucleares y cuántos residuos va a haber al final".

 

En la mañana del domingo 21 la marcha partió con nieve de Pioz, caminó más
de 7 kilómetros con una intensa niebla y todo el camino restante con
lluvia. La gente movilizada contra el ATC de residuos radioactivos no
desfallecieron y llegarón sobre las 14h30 a Guadalajara gritando "¡No
queremos cementerio!" representando a todos los colectivos que configuran
la Plataforma Anticementerio Nuclear, que organizó esta marcha a pie desde
Yebra para demostrar "que la distancia existente entre donde piensan
ubicar el cementerio y Guadalajara, el Corredor del Henares o Madrid no es
apenas nada" decía Javi Gómez, uno de los miembros de la Plataforma.

 

Encabezaba la marcha, un vehículo de apoyo, que portaba las coronas de
flores que iban a depositar a las puertas de la Subdelegación del Gobierno
en Guadalajara y, además, contaba con megafonía a través de la cual se oía
la jota del Tío Emeterio, cantada por José Antonio Alonso y su grupo, y
que compusieron en contra del ATC.

 

El sábado salieron de Yebra algo más de 150 personas camino de
Guadalajara. Fueron haciendo paradas técnicas en los pueblos por los que
pasaban, hasta que llegaron a Pioz por la tarde, donde el Gobierno
Municipal les había preparado una jornada lúdica, que incluía además actos
reivindicativos en contra de la instalación en la provincia del ATC.
Cumpliendo el horario previsto, el domingo la marcha anti ATC hacía su
entrada en la capital alcarreña dejando atrás los 53 kilómetros que
separan Guadalajara de Yebra, punto de partida de la acción que ha servido
para calentar motores de cara a la gran manifestación del próximo 27 de
febrero, a realizar en Guadalajara y que partirá del parque San Juan Bosco
a las 18h00.

 

Un acto al que han confirmado su asistencia autoridades políticas del
ámbito provincial, local y regional y a la que sin embargo parece que no
acudirá, como cae de su propio peso, la presidenta de los populares en la
región y secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal. La
marcha se dio por concluida ante la Subdelegación del Gobierno y se
depositó una corona de flores a las puertas y se leyó un comunicado por
parte de un miembro de la plataforma Anti ATC, que por su interés
reproducimos íntegro:

 

"Desde la Plataforma Anticementerio Nuclear de Guadalajara, plataforma
ciudadana plural, con una única voz, no al cementerio nuclear, insistimos
en recordar que incumplimos sobradamente con un requisito necesario,
fundamental e imprescindible, establecido por el Gobierno de España para
la instalación del Cementerio Nuclear: Consenso Social. En repetidas
ocasiones hemos demostrado que en Guadalajara no hay tal consenso, no lo
queremos, por lo que exigimos que se respete nuestra opinión"
Con esta marcha la Plataforma ha pretendido demostrar, con su esfuerzo
físico, la escasa distancia que existe desde Yebra los núcleos urbanos más
poblados de los alrededores, como Guadalajara, Alcalá y el Corredor del
Henares, o la capital de España. Con esta actividad simbolizamos la lucha
de la sociedad civil en contra de la ubicación del vertedero nuclear.

 

También con esta marcha hemos pretendido poner de manifiesto nuestra firme
voluntad en respetar nuestro entorno y la dignidad de sus gentes.
Los ciudadanos sabemos que nuestra tierra no es la herencia de nuestros
padres, sino un préstamo de nuestros hijos, y por eso nuestra lucha es la
defensa del futuro.

 

La corona que hemos dejado a las puertas de la Subdelegación, simboliza la
tristeza y el dolor que supondría para todos nosotros la ubicación de los
residuos radiactivos de alta actividad en la provincia.

 

En Guadalajara nadie quiere el basurero radioactivo, ni la sociedad civil,
ni representantes políticos de cualquier administración. Ni asociaciones
de cualquier índole: vecinales, sociales, culturales, juveniles,
ecologistas, jubilados, musicales, entre otros muchos sectores sociales.
Ni los representantes de agricultores, ganaderos, apicultores y plantas
aromáticas. Ni las denominaciones de origen. Ni los empresarios. Ni los
sindicatos, ni los partidos políticos.

 

La población tiene derecho a elegir y a opinar con total libertad y
pedimos a la Subdelegación del Gobierno, como representante del Gobierno
en Guadalajara, que transmita nuestras reivindicaciones a través del
dossier y las alegaciones que le entregaremos próximamente.
No nos cansaremos de recordar una vez más la repulsa a un Cementerio
Nuclear, no daremos un paso atrás hasta conseguir nuestro objetivo final
NO AL CEMENTERIO NUCLEAR EN GUADALAJARA
NO AL CEMENTERIO NUCLEAR EN NUESTRA TIERRA"