El Área Federal de Ecología y Medio Ambiente de IU saluda el acuerdo, de rechazar cualquier cementerio nuclear mientras no esté establecido el cierre de las centrales nucleares, al que han llegado las cinco organizaciones ecologistas de ámbito estatal

Probablemente el sábado 11 de abril habrá manifestación contra el ATC en
Valladolid




Hoy 4 de marzo de 2010, las cinco organizaciones ecologistas de ámbito
estatal: Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace,
SEO/BirdLife y WWF, por orden alfabético, han mostrado su "rechazo a
cualquier cementerio nuclear hasta que no haya un calendario de cierre
progresivo pero urgente del parque nuclear español".

 

La propuesta de nuevo modelo energético de IU es primar el autoconsumo
como estrategia, considerando las pequeñas instalaciones fotovoltaicas, de
menos de 10 kW, como un electrodoméstico, tan sólo reglamentado con la
certificación del instalador y reduciendo prácticamente a casi nada la
tramitación administrativa; y compensando el mayor coste de la instalación
mediante el apoyo público establecido en créditos blandos reintegrables y
en deducción directa del impuesto sobre la renta, por una cuantía igual a
la prima de venta a red. De este modo el Estado se ahorra 21.000 ? por
instalación en primas, y el consumidor obtiene, al final de la vida de la
instalación, toda la energía a coste cero.

 

Defendemos la producción para autoconsumo, la fotovoltaica en techo, que
sumado al concepto de casa pasiva haría que la vivienda fuese
autosuficiente. Nuestro modelo energético es, por tanto de generación y
consumo disperso, donde no hay necesidad de grandes centrales de
generación eléctrica, ni de grandes empresas energéticas, de electricidad,
gas o petróleo, ni de grandes redes de transporte.

 

Como señalan las organizaciones ecologistas citadas, el cementerio
nuclear, el Almacén Temporal Centralizado, ATC, es un parche temporal para
gestionar los residuos radiactivos de alta actividad generados en las
centrales nucleares, peligrosos durante cientos de miles de años.  El ATC
sólo funcionará durante sesenta años quedando en el aire que ocurrirá con
dichos residuos pues nadie puede garantizar que para entonces estén
disponibles sistemas viables ecológicamente y aceptables socialmente para
su manejo. "Todas las opciones de los residuos radiactivos de alta
actividad propuestas por la industria nuclear plantean serios
inconvenientes", señalan las cinco organizaciones ecologistas. La
eliminación segura y no contaminante de los residuos radiactivos sigue
siendo una hipótesis. Por tanto, aplicando el principio de precaución,
mientras no exista solución definitiva para los residuos de alta actividad
provocados por las empresas de generación eléctrica, "la gestión
responsable de dichos residuos pasa necesariamente por detener su
producción, con un calendario de cierre, progresivo pero urgente, de las
centrales nucleares", indican los ecologistas.

 

El cierre de las centrales nucleares es clave para poder implantar a gran
escala las energías renovables. Cada vez con más frecuencia, como se ha
podido comprobar en los últimos días, cientos de megavatios eólicos se
desperdician por culpa de las centrales nucleares, ya que la rigidez
técnica de éstas impide el aprovechamiento pleno de las renovables
disponibles. Así, a pesar de que las renovables han batido su marca de
producción, no toda la energía limpia proporcionada estos días se ha
podido aprovechar, ya que la falta de flexibilidad de las centrales
nucleares para modular su producción según varía la demanda de
electricidad obligó, a la empresa público-privada Red Eléctrica de España,
a ordenar la parada de cientos de molinos eólicos que estaban funcionando
en perfectas condiciones.

 

Y es que las energías renovables no han contado con el apoyo de las
administraciones públicas que se esperaba. La energía solar fotovoltaica
ha sido víctima de un decreto que establece un límite máximo a la potencia
que puede instalarse anualmente. Ninguna otra forma de generación tiene
establecido un límite similar, lo cual coloca a la solar en una situación
claramente de desventaja con respecto a cualquier otro sistema. El daño
provocado a la energía solar por esta decisión es difícil de calcular,
pero trasciende el pequeño ahorro que pudiera producirse en las primas.
Así pues el Gobierno General del Estado continúa con una política
energética que prima las fuentes más contaminantes, sin impulsar de forma
decidida un escenario energético que aspire a ser realmente eficiente y
totalmente renovable.

 

Por experiencia se sabe que el ATC espantará las actividades productivas
que generan verdadero desarrollo humano, como la agricultura, la
ganadería, el turismo rural, los productos de calidad que dan lugar a
denominaciones de origen, la pequeña y mediana empresa, etc. Este fenómeno
fue notable en el entorno de las centrales nucleares y del almacén
cordobés de residuos de baja y media radiactividad de El Cabril.

 

Los municipios amenazados con la construcción del cementerio -Albalá
(Cáceres), Ascó (Tarragona), Congosto de Valdivia (Palencia), Melgar de
Arriba y Santervás de Campos (Valladolid), Torrubia (Soria), Villar de
Cañas (Cuenca), Yebra (Guadalajara) y Zarra (Valencia)- han sido ofrecidos
por sus alcaldes, sin contar con la opinión del vecindario, ni de quienes
pueblan los municipios vecinos, ni de las instituciones de sus Comunidades
Autónomas. "Por todo ello, las cinco organizaciones ecologistas de ámbito
estatal piden la paralización del proceso emprendido por el Ministerio de
Industria y apoyan todas las movilizaciones que están teniendo lugar
contra los proyectos de emplazamiento en marcha".

 

Un grupo de ayuntamientos leoneses, próximos a la comarca de Tierra de
Campos y abanderados por la Plataforma Ciudadana "Tierra de Campos Viva",
contraria a la instalación del almacén temporal centralizado de residuos
nucleares iniciará este fin de semana una ronda de charlas informativas
por las cabeceras de las comarcas leonesas radicadas en el sureste de la
Provincia de León y municipios palentinos como Villada y Sahún donde está
prevista la participación como ponente del físico nuclear Francisco
Castejón, de Ecologistas en Acción.

 

Las charlas se desarrollarán todos los fines de semana con la siguiente
ruta: Valderas, Mayorga, Villalón, Medina de Rioseco, Gordoncillo y El
Burgo Ranero, estas dos últimas, el primer fin de semana de abril. El
calendario de acciones de la plataforma Tierra de Campos Viva incluye para
el día 3 de abril una marcha entre las poblaciones vallisoletanas de
Santervás de Campos y Melgar de Arriba. Además, a mediados de abril, muy
probablemente el día 11 se organizará una manifestación en Valladolid
extensible a toda la ciudadanía castellana y leonesa.