Jornadas del GUE-NGL: Las relaciones entre América Latina y la Unión Europea debe basarse en la igualdad, la soberanía y el respeto mutuo

Los miembros del grupo de la Izquierda Unitaria Europea – Izquierda Verde Nórdica del Parlamento Europeo debatieron con los embajadores y embajadoras de países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA), dentro de las jornadas de estudio organizadas por el grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE-NGL). El debate se centró en las relaciones Unión Europea y los países de América Latina y el Caribe y especialmente en vista de la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de ambas regiones.

 

Isaías Rodríguez, embajador de Venezuela, Galo Alfredo Chiriboga, embajador de Ecuador, y Alejandro González, embajador de Cuba, presentaron el ALBA, un espacio de encuentro entre los países de la América Latina Caribeña, que se sustenta en los principios de solidaridad, cooperación genuina y complementariedad. Estos principios contraponen este espacio con el ALCA, impulsada por los Estados Unidos. En las intervenciones la campaña de hostigamiento que sufre Cuba actualmente ocupó un lugar destacado. El embajador cubano denunció el doble rasero de la Unión Europea hacia el tema de los derechos humanos y recordó que las autoridades europeas “han mirado hacia otro lado” en las operaciones de los vuelos de la CIA, y en los casos de torturas y secuestros relacionados con estos hechos, y la participación de muchos países europeos en la invasión de Iraq y en la guerra de Afganistán. Respecto a Cuba, todos los intervinientes denunciaron la posición común hacia Cuba, aprobada en 1996 a propuesta del entonces presidente del gobierno español José María Aznar, un caso excepcional en la política exterior europea.

 

Fran Pérez, responsable de solidaridad y derechos humanos de IU, presentó los objetivos de Enlazando Alternativas IV, la cumbre de los pueblos alternativa a la organizada por la Presidencia española de la Unión Europea. Además de explicar la organización de la contracumbre, el programa en el que se cuenta con la participación de representantes de los países del ALBA, Fran Pérez explicó que este encuentro tendrá como uno de sus ejes la denuncia del papel de las multinacionales europeas y norteamericanas en la explotación de los recursos y la violación de los derechos humanos en América Latina y el Caribe.

 

Willy Meyer moderó el panel y coincidió en el análisis de los embajadores, subrayando que las relaciones entre las dos regiones deben ser de igual a igual. Las relaciones deben basarse en la soberanía y en el respeto mutuo. El eurodiputado de IU denunció, en esta línea, que Cuba es el único país del mundo con el que la UE tiene un trato de excepción y en este sentido insistió en normalizar las relaciones con la Republica de Cuba. Eliminar la posición común es el primer paso para iniciar un diálogo en todos los temas de interés mutuo, incluido el tema de los derechos humanos. Respecto a los acuerdos de asociación entre la UE y las diferentes regiones de América Latina, Meyer reiteró su condena a los tratados de libre comercio que se han firmado con Perú y Colombia y ha insistido en que su grupo siempre ha defendido que los acuerdos de asociación deben basarse en tres pilares: diálogo político, cooperación al desarrollo y un capítulo comercial que tenga en cuenta las asimetrías en y entre las dos regiones.

 

Durante el debate los eurodiputados y las eurodiputadas trataron sobre Honduras y coincidieron en no reconocer el gobierno de Lobo, puesto que este es fruto de unas elecciones celebradas en un clima de falta de democracia. También denunciaron los asesinatos de activistas políticos y sociales.

 

Tras los debates, y coincidiendo con el aniversario de la proclamación de la segunda republica española, la delegación del GUE-NGL se desplazó al cementerio de Fuencarral donde rindieron homenaje a los brigadistas internacionales.