Cayo Lara afirma que “el Gobierno de Castilla-La Mancha ha de dar explicaciones concretas y convincentes de su actuación en la macrourbanización de Seseña”

Tras conocerse un informe del Tribunal de Cuentas que deja en evidencia la actuación de la Junta de Comunidades en la aprobación del proyecto urbanístico de Francisco Hernando, ‘El Pocero’, el coordinador federal reivindica “la lucha que IU mantiene en solitario desde hace más de siete años para denunciar el cúmulo de irregularidades que se sucedieron desde las distintas administraciones en la tramitación del PAU de El Quiñón”.

 

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, considera que “ha llegado el momento de que el Gobierno de Castilla-La Mancha dé explicaciones concretas y convincentes sobre todas sus etapas, y deje de seguir recurriendo a las mismas excusas manidas de siempre para explicar las graves acusaciones contenidas en el informe del Tribunal de Cuentas que deja en evidencia que la Junta de Comunidades incumplió, entre otras, con sus obligaciones de intervención, control e inspección sobre la actuación del Ayuntamiento de Seseña durante la etapa de gobierno municipal socialista en la aprobación de la macrourbanización levantada en esta localidad por el constructor Francisco Hernando Contreras”.

 

Lara muestra su satisfacción por el hecho de que “en éste, como en tantos otros temas, una instancia del prestigio y la importancia del Tribunal de Cuentas venga a dar la razón a Izquierda Unida en la lucha que llevamos manteniendo en solitario desde hace más de siete años para denunciar el cúmulo de irregularidades que se sucedieron desde las distintas administraciones implicadas en la tramitación del PAU de El Quiñón de Seseña”.

 

Para el máximo responsable federal de IU “el informe conocido hoy -aprobado por los consejeros que ejercen su labor en el Tribunal tanto a propuesta del PP como del PSOE-supone un acicate para el trabajo serio, valiente y responsable llevado a cabo en todo este tiempo en condiciones muy difíciles por tantos hombres y mujeres de nuestra organización, en primer lugar por el actual alcalde de Seseña, Manuel Fuentes”.

 

Los hechos a los que se refiere este informe tienen que ver con la fiscalización del Ayuntamiento de Seseña en la etapa de gobierno municipal del PSOE hasta las Elecciones Autonómicas y Municipales de 2003, al frente de la cual estuvo el alcalde socialista José Luis Martín. El mismo mes de mayo de 2003, pocos días antes de la consulta electoral que acabó con el mandato socialista en esta localidad, fue aprobado el Plan de Actuación Urbanística  (PAU) de El Quiñón, donde el constructor Francisco Hernando, también conocido en medios periodísticos como ‘El Pocero’ pretendía levantar inicialmente cerca de 13.500 viviendas en un secarral a las afueras de Seseña”.

 

Tras ver agotadas sus múltiples actuaciones políticas para aclarar lo sucedido sin obtener respuestas satisfactorias, Izquierda Unida presentó en 2006 una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción para que investigara las circunstancias en las que se aprobó este proyecto por parte de las administraciones local y autonómica, ambas del PSOE, la última de ellas presidida en el momento de los hechos por el actual presidente del Congreso, José Bono.

 

A raíz de la mencionada denuncia de IU y después de ocupar dos años completos para su tramitación, Anticorrupción decidió presentar una denuncia contra el ya ex alcalde socialista José Luis Martín, acusado de los supuestos delitos de prevaricación, cohecho y delito contra la Hacienda Pública al haber encontrado, entre otros indicios, incrementos patrimoniales injustificados. Esta denuncia sigue tramitándose desde hace otros dos años en un juzgado de Illescas (Toledo).

 

Cayo Lara indica que “vamos a continuar con nuestro trabajo riguroso en relación a este tema. Cuando hayamos estudiado en profundidad el informe y valorado política y jurídicamente todo su contenido actuaremos en consecuencia. Hasta entonces, rechazamos que ninguno de los múltiples actores interesados y que hasta hoy sólo han demostrado querer echar tierra y entorpecer la clarificación de este asunto pretendan ahora sacar réditos partidistas y obren de manera interesada cuando la opinión pública sabe perfectamente quiénes hemos sido los que se han dejado la piel en este asunto a riesgo de su actividad política y tranquilidad personal”.