Izquierda Unida considera la cumbre de Cancún “otra oportunidad perdida para luchar eficazmente contra el Cambio Climático”

Adolfo Barrena, responsable federal de Medio Ambiente, Agua, Energía y Transporte, destaca que “no se concreta cómo financiar el desarrollo de las tecnologías necesarias para la lucha contra el cambio climático, lo que puede derivar en un ‘dumping ecológico’ porque estas patentes tecnológicas están en manos de los países más desarrollados”

 

Izquierda Unida, tras analizar en profundidad los documentos y conclusiones presentados, considera la pasada Cumbre del Clima de Cancún como un “nuevo fracaso y otra oportunidad perdida de luchar eficazmente contra el cambio climático y sus efectos”, según ha señalado Adolfo Barrena, responsable federal de Medio Ambiente, Agua, Energía y Transporte.

 

“Una vez más –asegura-, como ya sucedió en la pasada de Copenhague, otra cumbre contra el cambio climático finaliza sin compromisos claros y demuestra la nula voluntad de los países más desarrollados de aceptar compromisos serios de trabajo para evitar el calentamiento del Planeta”.

 

“La Cumbre de Cancún no da respuesta a la cada vez más amplia demanda para crear una Corte Penal Internacional para Delitos Ambientales, iniciativa que apoya IU, no toma medidas para fijar la elevación máxima de la temperatura, no recoge obligaciones acordes con la responsabilidad de los países industrializados en el calentamiento del Planeta, además de abrir nuevas incertidumbres sobre el futuro y la continuidad del Protocolo de Kioto”, señala el responsable federal de Izquierda Unida.

 

Barrena incide en que “vemos como el texto final acordado no recoge ninguna de las propuestas en las que han estado trabajando más de 190 países referentes a la Justicia Climática. No ha habido ninguna incorporación en este sentido pese a que ha sido una de las reclamaciones más importantes para algunos países durante la Cumbre, entre ellos Bolivia”.

 

“Tampoco se fija un aumento máximo de temperatura en 1,5º C, ni se adoptan compromisos de reducción de emisiones de los países industrializados. El resultado final es que se acaba ofreciendo un ‘cheque en blanco’ para que determinados Estados prosigan con sus incumplimientos, al aprobarse un documento con demasiados apartados que quedan abiertos y por definir en un futuro”, constata el responsable federal de Medio Ambiente.

 

Para Adolfo Barrena, otra de las carencias manifiestas que refleja el texto final de la Cumbre se refiere a “cómo financiar el desarrollo de las tecnologías necesarias para la lucha contra el cambio climático. No hay ninguna concreción explícita de ello, lo que puede derivar en un ‘dumping ecológico’, ya que las patentes de estas tecnologías están en manos de los países más desarrollados”.

 

En su opinión, “las medidas propuestas son sólo para los mercados de carbono, pero obvian las propuestas que tienen que ver con impuestos ecológicos, con reducción de emisiones netas evitadas y tampoco aparecen propuestas referidas a marcos normativos, con medidas obligatorias preventivas”.

 

Izquierda Unida denuncia “el desprecio demostrado por la Cumbre de Cancún hacia las propuestas elaboradas y trabajadas directamente por la ciudadanía, a través de procesos participativos realizados por organizaciones sociales de todo el mundo. En su conjunto, éstas incluían medidas eficaces para combatir el cambio climático que se han convertido en papel mojado”, señala el dirigente federal.

 

“Expresamos finalmente –incide Barrena- nuestra preocupación porque las negociaciones internacionales vuelven a ser una mera declaración de intenciones para el futuro y no recogen compromisos reales, tal y como requiere la grave situación de riesgo del Planeta Tierra por los devastadores efectos del calentamiento global”.