IU reclama un calendario de cierre de todas las centrales nucleares

El responsable federal de Medio Ambiente y Energía, Adolfo Barrena, señala que la última sentencia de la Audiencia Nacional permite al Ejecutivo decidir sobre el cierre de las centrales cuando expira su permiso de explotación, por lo que le exige que “no siga cediendo por más tiempo a las presiones del ‘lobby’ energético nuclear”.

Izquierda Unida exige al Ministerio de Industria que “establezca de inmediato” el calendario de cierre de las centrales nucleares españolas, con mucho más motivo después de que la última sentencia de la Audiencia Nacional dé al Gobierno la potestad de decidir sobre el cierre de las centrales nucleares cuando expira su permiso de explotación. El responsable federal de Medio Ambiente y Energía de IU, Adolfo Barrena, que lamenta la prolongación de la actividad en la central de Garoña hasta 2013, señala que “el Gobierno no puede seguir cediendo por más tiempo a las presiones del ‘lobby’ energético nuclear al permitir a Garoña seguir funcionando en la actualidad con el riegos que conlleva y con los graves problemas de contaminación térmica que está produciendo en el río Ebro”.

Barrena constata que “la central ubicada en la cabecera del Ebro ha sufrido problemas serios de estructura y corrosión en el reactor que derivaron en ocho accidentes solamente en 2009. El Consejo de Seguridad Nuclear ha reconocido la existencia de numerosos elementos severamente degradados y la necesidad de acometer una serie de reparaciones para seguir funcionando”.

En cuanto a las centrales de Almaraz, Ascó y Cofrentes, el dirigente federal de IU reclama al Gobierno su “cierre cautelar porque, aunque entraron en funcionamiento en la década de los 80, tienen tecnología de la década anterior y son similares a las que, en Alemania, ha clausurado el Gobierno de Angela Merkel”.

“Creemos que Rodríguez Zapatero -continua Barrena-, tan seguidor de las medidas que abandera la canciller alemana, debe adoptar una medida similar, salvo que el Ejecutivo socialista tan sólo tenga como referencia a otros gobiernos de Europa a la hora de aplicar recortes sociales”.

Izquierda Unida se ratifica en la “peligrosidad y los graves riesgos para la ciudadanía que entraña la energía nuclear. Además del calendario de cierre, resulta imprescindible un Plan Energético real que sustituya la energía nuclear por la producida con fuentes renovables autóctonas, más seguras social y ambientalmente, generadoras de empleo y que contribuyen decisivamente a la autosuficiencia energética”.

Adolfo Barrena señala que “nuestra propuesta alternativa, que ha sido presentada en el Congreso, en los diferentes parlamentos autonómicos y en los ayuntamientos va acompañada de un plan de dinamización socioeconómica, que debe ser financiado por el Estado y por las compañías eléctricas, para que los trabajadores y trabajadoras de las zonas que actualmente tienen centrales nucleares tengan alternativas claras de empleo”.