Defender la alegría como una trinchera