Garzón estudia “nuevas acciones jurídicas y políticas” para impedir que “se vulnere la Ley de Secretos Oficiales con los archivos que siguen en poder de la Fundación Francisco Franco”